Prueba BMW M5 E60, motor V10 de 507 CV