Prueba Seat 1430 Rally, ¡a flor de piel!