Puertas de alas de gaviota: ¿es solo estética?