A prueba el Audi RS6 Avant, cordero parece, ¡lobo es!